.

Publicado Por Anyi on 13.6.12 in | No comments

►Es mantenido amarrado para impedir que pueda quitarse la vida
Por Elcaribe.com.do-
Miguel Ponce.- Luis Rafael Vásquez, el hombre que intentó cortarse el pene atormentado por la negativa de su ex pareja a reconciliarse con él, fue intervenido quirúrgicamente por un equipo médico que logró salvar su miembro viril.

Vásquez, de 40 años de edad, ahora prácticamente ni se acuerda de los momentos vividos y desconoce con que objeto cortante intentó cercenarse el órgano, aunque admite que fueron los celos de saber que no volvería a juntarse con Nélsida Batista González, lo que lo llevaron a cometer esa acción, de la que ahora se arrepiente.

El hombre fue operado en el hospital regional José María Cabral y Báez. El hecho ocurrió el pasado martes en la calle nueve del sector Ensanche Libertad. Aunque se encuentra fuera de peligro, en el cuarto nivel del hospital regional José María Cabral y Báez, el paciente es mantenido prácticamente amarrado para impedir que pueda escapar, pues antes de intentar cortarse el pene también intentó quitarse la vida.

De acuerdo al informe del departamento de comunicaciones del centro de salud, el equipo de urólogos que atendió a Vásquez, logró estabilizarlo, pues las heridas que se provocó no eran de tanta profundizad y nunca llegó a cercenarse completamente su pene.

Al momento de ser ingresado al centro de salud presentaba un cuadro violento y hasta intentó golpear a médicos y enfermeras.

Al conversar con algunos medios de comunicación, Luis Rafael, quien hasta hace poco se desempeñaba como ebanista, narró que al padecer de problemas de epilepsia no se dio cuenta de lo sucedido por lo que al parecer fue otra persona quien lo llevó al hospital.

La pareja llevaba quince años de unión sentimental, pero los maltratos y la forma violenta en que actuaba Luis Rafael, llevaron a Nélsida Batista a abandonarlo hace algunos meses y hasta a solicitar una orden de alejamiento.

Rosaida González, madre de Nélsida, advierte de las consecuencias que puedan suceder si Luis Rafael sigue en las calles y dice que los tormentos a los que ha sido sometida por la forma en que trata a su hija, la han llevado a momentos depresivos.

“Ese hombre, de rozarle estaba llamando a todo el mundo a matarse, y así trataba a mi hija, el no entiende que ella no quiere nada, que la deje en paz”, refiere Rosaida González.

0 Riegate Aqui:

Publicar un comentario

Cucutea El Sitio

Comparte Cualquier Articulo

Facebook Twitter