.

Publicado Por Anyi on 10.3.14 in , | No comments

Ahora que acaba de celebrarse el Día Internacional de la Mujer, las madres dominicanas deben cuidar bien con quién dejan sus hijos, y estudiar mejor la selección del personal de cuidado.

Lo que ocurrió con la empleada privada Dorka Tatis, que dejó un bebé de tres meses en manos de una supuesta auxiliar de farmacia y que en realidad, de acuerdo con las denuncias, era una sádica que maltraba a los niños que pasaban por sus manos.

Ana Josefina Ferreiras, la agresora, ha pasado por varios tribunales, y guarda prisión por agresión a menores de edad, incluyendo a dos hermanitas gemelas, a las que agredió con golpes en la cara. 

El siguiente relato fue remitido a Acento por una de las partes que sigue el proceso judicial contra la supuesta niñera:

Actos de agresión de la niñera Ana Josefina Ferreiras contra el bebé de la señora Dorka Tatis

Ana Josefina Ferreiras Gómez, la niñera que guarda prisión en Santiago, ha iniciado una campaña en su defensa afirmando que está presa por decirle “feo” a un niño. Detrás de este eslogan se encuentra una agresora que ha abusado física y sicológicamente a los niños que le han dejado a su cuidado.

Dorka Tatis era una madre que trabajaba fuera del hogar y dejó su niño desde que tenía dos meses al cuidado de Ana Ferreiras, pensando que como ella era “auxiliar de farmacia” su bebé recibiría los mejores cuidados mientras ella se encontrara en horario de trabajo.

Ana Ferreiras empezó a dejar de alimentar al niño y en su lugar le daba, entre otros medicamentos, Glucoral para que el niño durmiera.

La cámara de seguridad que había en la habitación del niño registró a Ana Ferreiras amenazando con ahogarlo y mientras hacía eso le echaba agua fría deliberadamente.

Todo eso se ejecuta con el llanto profuso del niño que se escucha de fondo y las agresiones verbales de parte de la “niñera”, verificándose en dicho video a Ferreiras diciendo, entre otros, lo siguiente:

“hinchaito de moca. ¿Qué es lo que te pasa, hinchaito de moca? Déjame peinarme, que no me he peinado por estar jodiendo contigo, cara de creta, tengo caloi’’ (…) “diablo coño pero que desgracia, el diablo, este muchacho de mierda este coño, toma la mamila, hijo de la gran puta’’ (y en la grabación se escucha dándole palmadas fuertes). (…). “Ven te voy a bañar (el niño llora profusamente). Yo te voy a decir coño. Duérmete, duérmete! Es para que te duermas que te hago eso. Ah? Estas botando moco? Uh? Estas botando moco? Tiene frío? (…) Usted no duerme ni de día ni de noche. Venga, abra los pies, cállese si no quiere una pela, yo te ahogo, yo te meto entre  el cubo de agua, ahí, para que disfrutes (…) te estas ahogando? Eh? Te estas ahogando? Dura un ratico aunque sea para yo ir a buscar una fundita aunque sea. Tienes frío? O te duerme o hace algo pendejo.(…) Imagínate, los muchachos, al diablo ya yo tengo una experiencia de que los muchachos vienen para el diablo”.

A todo esto, los gritos y quejidos del niño eran lo que se escuchaba de fondo ante los actos de la niñera.

En lugar de recibir el cuidado debido, lo que obtuvo el bebé fue el suministro de medicación indiscriminada y agresiones que se tradujeron en anemia y una depresión infantil presentando como síntomas la hiporexia (dejar de consumir leche de forma drástica), hipoactividad e irritabilidad. Frente a esos hechos, la madre Dorka Tatis, denunció lo ocurrido ante las autoridades competentes.

A raíz de la investigación abierta en este proceso, se descubrió que la niñera Ana Ferreiras venía incurriendo en actos similares contra otros menores.

Mientras la niñera Ferreiras tuvo a su cargo bebés gemelas, una de ellas presentó un golpe en el ojo a los seis meses de edad, lo cual no implicó la pérdida de la vista por la rápida intervención de un especialista a diligencia de la madre.

Luego, la madre de las gemelas afirmó en su interrogatorio ante la Fiscalía, lo siguiente: “escuché un golpe fuerte en la pared y salí corriendo a ver qué era porque la niña gritó bien fuerte, entonces cuando fui ella (Ana Ferreiras) me dijo que no, que la niña no se había dado, ahí le dije que yo escuché el golpe y la niña estaba llorando, pero no me afirmó nada, hasta por su madre me juró que la niña no se pegó, (…) a la media hora vi un hematoma en la parte izquierda de la cabeza, yo le dije que si a la niña me le pasaba algo yo la metía presa, de inmediato salió, recogió sus cosas y como toda una delincuente se fue.”

Pero como esos abusos no fueron denunciados ese caso se quedó en la lista negra de la impunidad y ello dio paso a que Ana Ferreiras tuviera su próxima víctima, que resultó ser el hijo de la Sra. Tatis.

Por los hechos de este caso la niñera ha estado en prisión preventiva por decisión de varios Tribunales de Santiago y actualmente se mantiene en prisión al no pagar la garantía económica que le fue impuesta.

Ana Ferreiras, como niñera, era una persona que estaba llamada a cuidar y respetar, no a suministrar somníferos, amenazar y a agredir al niño. Dorka Tatis asumió la responsabilidad de presentar a las autoridades competentes los actos cometidos por dicha niñera en contra de su hijo que en ese entonces solo contaba con tres meses de nacido.

(LosMocanos.com)

0 Riegate Aqui:

Publicar un comentario

Cucutea El Sitio

Comparte Cualquier Articulo

Facebook Twitter